Destacado

¿Crear un blog para tu empresa?

Crear un blog para tu empresa tiene todo el sentido del mundo, lo mires por donde lo mires. Si además de tener presencia en internet, lo que quieres es tener visibilidad, una de las maneras más eficaces de ganar posicionamiento en los diferentes buscadores va a ser mediante la creación de un blog. Necesitas crear un blog para tu empresa porque te diferencia de la competencia, te ayuda a ganar reputación y te nutre de contenido abundante para distribuir en tus redes sociales y atraer tráfico a tu negocio; ¿necesitas más motivos?

crear un blog para tu empresa

Crear un blog para tu empresa y atraer clientes; ¿así de sencillo?

No es así de sencillo pero desde luego que es un gran paso en la dirección adecuada. Crear un blog para tu empresa no se trata sólo de escribir un blog sino de poner lo que escribes al alcance de la vista de tus clientes potenciales, y a esto sólo se llega mediante una correcta estrategia de posicionamiento SEO (Search Engine Optimization).

Lo que escribas tiene que ser interesante y relevante para tu audiencia y crear un blog para tu empresa implica que escribas pensando en los que vayan a leerte. Ahora bien, también hay que escribir cumpliendo con ciertas reglas y normas que permiten que tus textos sean más “digeribles” para la araña de Google.

Crear un blog para tu empresa es además mucho más barato y medible que la publicidad convencional. Si nos permites ayudarte, comprobarás que “existir” en internet no es tan difícil como creías. Tan sólo se trata de tener claro el público objetivo al que se quiere llegar y ponerse manos a la obra.

Crear un blog para tu empresa nunca fue tan fácil. Contacta con nosotros y permite que estudiemos tu modelo de negocio. Intercambiemos ideas y comencemos a trabajar juntos para construir una audiencia a tu alrededor.

 

Contactar

Blog Corporativo; 25 ejemplos inspiradores

Está bastante claro que el blog corporativo es un excelente escaparate para cualquier tipo de empresa, y son cada vez más las compañías que adoptan esta vía de comunicación informal con sus clientes y consumidores potenciales; sus efectos positivos están más que demostrados y esta “ventana al mundo” se ha tornado hoy día en imprescindible.

El blog corporativo tiene sentido siempre y cuando se sepa llegar al público con contenidos relevantes e interesantes. Se busca formar, informar y hasta entretener a los lectores, debiéndose evitar hacer una venta directa o demasiado evidente de los productos o servicios que venda la empresa correspondiente. El razonamiento tras ello es evidente y e incluso se diría que cae por su propio peso: si a través del blog corporativo la empresa es capaz de posicionarse como líder de opinión o como una fuente de información fiable en un determinado mercado o especialidad, será más fácil que los receptores de dicha información se conviertan en clientes a futuro.

Porque un blog corporativo -un blog bien hecho, se entiende- aumenta la reputación de su autor o creador y hace más fácil que las palabras vertidas en él sean leídas o que las opiniones expuestas en él sean tomadas en consideración. Si los contenidos de un blog corporativo son lo suficientemente atractivos y relevantes, se construye en derredor una audiencia fiel que, con una alta probabilidad, terminará comprando o consumiendo aquello que fabrica o distribuye la empresa de la que se trate.

Blog corporativo; en todos los formatos

El blog corporativo lo podemos encontrar en diferentes formatos; integrado en la página web de la propia corporación, en un microsite o landing page independiente, con una marca separada y diferenciada de la marca principal de la compañía, como canal de YouTube, como página de Facebook, como Tumblr, Instagram, etc. Las opciones con múltiples y variadas, razón por la que hemos querido plasmar a continuación algunos de los ejemplos más inspiradores que hemos encontrado. El blog corporativo parece que sigue muy vivo, siendo una fuente constante de creatividad por parte de las grandes multinacionales, obligadas a innovar en sus estrategias de marketing de contenidos.

1.- Milkmade

blog corporativo milkmade

2.- IBM

blog corporativo ibm

3.- Sun Financial

blog corporativo sun financial

4.- Clean My Space

blog corporativo clean my space

5.- Disney Parks

blog corporativo disney

6.- Microsoft

blog corporativo microsoft

7.- The Chicken Whisperer

the chicken whisperer

8.- Williams-Sonoma

williams sonoma

9.- Airbnb

blog corporativo airbnb

10.- Exxon Mobile

blog corporativo exxon mobile

11.- Charity: Water

blog corporativo charity water

12.- Chipotle

blog corporativo chipotle

13.- Intuit

blog corporativo Intuit

14.- Cervezas Mexicanas

blog corporativo cervezas mexicanas

15.- RCI

blog corporativo rci endless vacation

16.- Evernote

blog corporativo evernote

17.- Philips

blog corporativo philips

18.- FOLDRite

blog corporativo foldrite

19.- Four Seasons

blog corporativo four seasons

20.- GoPro

blog corporativo gopro

21.- Weber

blog corporativo weber

22.- Home Depot

blog corporativo home depot

23.- Autodesk

blog corporativo autodesk

24.- Lululemon

blog corporativo lululemon

25.- Maersk

blog corporativo maersk

 

Existen muchos otros ejemplos de blog corporativo y clama al cielo que tu empresa todavía no disponga de uno; ¿a qué estás esperando?

 

 

 

Blogrolls; orígenes y terminología

Los blogrolls existieron bastante antes de que alguien decidiera asignarles un apodo o nombre, y los primeros de los que se tiene constancia datan de 1997, de la mano del pionero del blogging, Chris Gulker.

Antes de que se consolidara el término “blogroll”, a esta lista de hipervínculos situada en el “sidebar” de la página principal de una web se le denominaba caja de recursos (“resource box”), lista de “weblogs”, “surfmenu” o, simplemente, “sidebar”. Sólo fue a partir de los años 2001 y 2002 que la acepción de “blogroll” empezó a tomar fuerza.

blogrolls

Blogrolls; todo empezó en el 2000

El neologismo “blogroll” tuvo de hecho un período de gestación que duró aproximadamente un año, desde el momento en que David Doc Searls lo acuñara por primera vez en el año 2000. Le puso este nombre al enlazar su página web a la entrada en el blog de un amigo suyo y colaborador, David Weinberger, y es aquí reside precisamente el espíritu original de los blogrolls; citar información y referencias externas de interés, aportando con ello valor para lector y usuario.

Muy pronto el “blogroll” se convirtió en un elemento típico de cualquier bitácora o blog y muchos consideraban que su ausencia podía llegar a desvirtuar la esencia misma de los blogs; la de ofrecer a los usuarios el máximo nivel de información sobre el autor, entendiendo que un enlace hacia sitios recomendados era el mejor modo de conocer sus gustos, intereses y motivaciones.

Ahora bien, del mismo modo que el “blogroll” fue incorporado por WordPress como un módulo más del Panel de Administración, éste terminó siendo eliminado a partir de su versión 3.5., entendiendo que ya no era muy empleado por los usuarios. Ha sido también fuente de polémica debido a su abuso por parte del Black Hat SEO y Google penaliza cada vez más los enlaces salientes desde el blogroll.

50 razones para escribir un blog en 2016

Hay mucha literatura en internet sobre las bondades y beneficios que trae consigo escribir un blog, iniciativa a la que nos hemos querido sumar con nuestras propias 50 razones para escribir un blog. La diferencia con el resto de listas que hemos encontrado es que aquí explicamos y fundamentamos cada uno de los apartados de la lista, para que no queden dudas al respecto.

razones para escribir un blog

Las mejores razones para escribir un blog

  1. Mejora tu vocabulario. Blanco y en botella. Crear un blog implica que vas a tener que escribir en él, por lo que inevitablemente mejorarás tu vocabulario, casi sin darte cuenta. Tu glosario propio de términos crecerá de manera orgánica y con ello, tu capacidad de comunicación.
  2. Te hace escribir mejor. Algunos dicen que para dominar cualquier especialidad hay que invertir en ella 10.000 horas de tiempo. Sin entrar a valorar la exactitud de esta afirmación sí te diremos que, cuanto más escribas, mejor escribirás.
  3. Fomenta la disciplina. Escribir un blog conlleva sentarte, de manera periódica, frente a la pantalla del ordenador, para escribir, tengas o no ganas, llueva o truene. Es un ejercicio de regularidad y constancia, por lo que pondrás a prueba tu fuerza de voluntad y disciplina.
  4. Te ayuda a conocer gente. La comunidad online crece de manera exponencial y cada vez son más los que tienen presencia en la red. Crear un blog te pone en contacto con todo este universo de individuos y organizaciones, con intereses similares a los tuyos.
  5. Es una fuente de contenido para tus redes sociales. En lugar de recurrir a fotos de tu comida o de tu gato, crear un blog permite que tengas material para compartir con regularidad a través de tus redes sociales.
  6. Te posiciona como líder de opinión. Los motivos serán fundados o no, pero escribir un blog implica que, tarde o temprano, otros te leerán e incluso seguirán. Lo que escribas tendrá valor añadido para tu audiencia y tu opinión contará.
  7. Fomenta la lectura. Ya lo dice Mario Vargas Llosa; “leer es protestar contra las insuficiencias de la vida”. Inexorablemente deberás leer para mejorar tu escritura.
  8. Es una forma de desahogo. La relación de cada uno con la escritura es personal, pero en términos generales se puede decir que uno suelta lastre al plasmar negro sobre blanco. Es relajante y algunos hasta dirán que crear un blog es una forma de catarsis.
  9. Te obliga a aprender. Si quieres liderar opinión y ofrecer contenidos de interés, deberás estar siempre al día en tu área de trabajo, especialidad o disciplina. Escribir un blog conlleva estudiar la actualidad y ofrecérsela a tu audiencia.
  10. Te ayuda a clarificar ideas. Tener una idea abstracta es fácil, pero ponerla por escrito es una cuestión muy diferente. Las ideas que quieras transmitir en tu blog deberán ser de fácil digestión, por lo que previamente tendrás que saber convertir lo abstracto en lo concreto.
  11. Te diferencia de los demás. Un blog te hace único porque a través de la escritura se hace evidente el sello personal de cada uno. Tanto si escribes un blog corporativo como si lo haces a título personal, al hacerlo estarás delatando tu forma de pensar y discurrir.
  12. Es una buena manera de llegar a clientes potenciales. Si escribes un blog de empresa o un blog corporativo y consigues ofrecer contenidos relevantes e interesantes para tus clientes potenciales, es probable que éstos terminen descubriéndote en el gran universo de internet.
  13. Es una forma de libertad. Dicho en términos llanos, escribes “lo que te da la real gana”. Puedes expresar cualquier emoción o sentimiento. Ofrecer cualquier tipo de información. Escribir un blog te brinda la posibilidad de manifestarte sin cotas ni ataduras.
  14. Es un buen canal para difundir tus ideas. Crear un blog te permite exponer tus ideas de manera ordenada y estructurada, como el escaparate de una tienda, desde el que tus visitas pueden ver el género que ofreces, catarlo y, en última instancia, consumirlo.
  15. No cuesta dinero. Si de verdad te empeñas en ello, no tendrás que gastar un solo euro en crear tu blog, invirtiendo en su lugar elementos tanto o más valiosos, como son tu tiempo, tu esfuerzo y tu fuerza de voluntad.
  16. Te hace sentir bien. Cuando escribes, produces algo concreto y acotado, algo que permanece en el tiempo y que te libera de ideas y sentimientos hasta ese momento contenidos en tu interior. No cabe duda de que escribir un blog es gratificante.
  17. Creas marca (personal o profesional). En tus textos se refleja tu personalidad, tu actitud ante ciertos aspectos de la vida y tu opinión sobre asuntos de diversa índole, motivo por el que crear un blog te permite conformar una marca o estilo; personal en el caso de que escribas en nombre propio o profesional, cuando escribes en el nombre de una empresa o corporación.
  18. Te ayuda a observar más lo que sucede a tu alrededor. Constantemente estarás buscando temas nuevos sobre los que escribir y estarás por ello mucho más alerta a las noticias y acontecimientos que suceden. Lo más difícil de escribir un blog suele ser encontrar un tema de interés.
  19. Te ayuda a mejorar. Dependerá mucho de lo perfeccionista que seas, pero un escritor exigente nunca está conforme con aquello que escribe y se esfuerza continuamente por hacerlo cada vez mejor.
  20. Incrementa tu autoestima. Emplear tu materia gris y tu imaginación para crear un documento o texto, y que éste sea leído, apreciado y compartido por terceros -que ni siquiera te conocen-, te ayudará a comprender cuál es tu sitio en el mundo y quizá entiendas que tu misión sobre la tierra es la de escribir un blog. Es un subidón…
  21. Es divertido. Como todo en la vida, depende, porque no es lo mismo escribir sobre servicios funerarios que sobre conciertos de música pero asumámoslo; existe gente en el mundo a la que le apasionan los ataúdes, los entierros y los cementerios, por lo que a buen seguro se divertirán escribiendo sobre ello. Se trata pues de encontrar un tema que sea de tu agrado y escribir un blog sobre ello.
  22. Es bueno para el posicionamiento web. No hay ninguna duda sobre ello. Integrar un blog en la página web de tu negocio te hará escalar posiciones en los resultados de los diferentes motores de búsqueda, sobre todo si escribes teniendo presente el SEO.
  23. Te hará ganar credibilidad. Si eres constante y te esfuerzas realmente por ofrecer contenidos de la suficiente relevancia e interés, construirás una pequeña audiencia a tu alrededor que, de algún modo, certifica tu credibilidad como líder de opinión.
  24. Es una forma de ayudar a los demás. Tanto si vas a escribir un blog para proponer soluciones a los grandes problemas del mundo, como si vas a ofrecer soluciones a los pequeños problemas domésticos, estarás ayudando al prójimo.
  25. Puedes ofrecer soluciones a tus clientes. Cuando “ayudar a los demás” significa ofrecer soluciones a tus clientes o clientes potenciales, escribir un blog es una manera muy eficaz de impulsar y consolidar tu estrategia comercial o de ventas.
  26. Te mantiene en contacto con tus seres queridos. Sea cual sea tu razón para escribir un blog, los primeros que te leerán serán con toda probabilidad los miembros de tu familia. Ahora bien, si el fin último de tu bitácora es precisamente que tus familiares sigan tus andanzas en, por ejemplo, un blog de viajes, no hay un medio más eficaz para dar a conocer todas tus novedades.
  27. Es un escaparate de tus productos o servicios. De especial interés es escribir un blog si lo integras en la web desde la que vendes tus productos o servicios. Además de información relacionada con ellos de manera indirecta, también podrás escribir reseñas y descripciones de aquello que ofreces en tu página.
  28. Puede ayudar a que consigas el empleo soñado. Si lo haces con inteligencia y algo de picardía, escribir un blog puede servir como excelente carta de presentación. Desde su diseño a sus contenidos, pasando por las opiniones que viertes en él, tu vocabulario y tu manera de expresarte, dicen mucho de ti a ojos de potenciales empleadores y headhunters.
  29. Puede ser una vía para obtener ingresos. Pueden ser ingresos por vía de la monetización directa o también ingresos derivados de la mayor visibilidad que tus productos y servicios tengan en internet. Recuerda que escribir un blog mejora el posicionamiento en buscadores.
  30. Genera confianza entre tus lectores. Escribir un blog es un ejercicio de transparencia y qué duda cabe que esto genera una mayor confianza en tus lectores. Cuanta más información aportes y más útiles sean tus contenidos, más aprecio sentirá la audiencia por lo que escribas.
  31. Creas una audiencia de seguidores. El objetivo de muchos blogueros es conseguir visitas, pero también construir una lista de suscriptores, fieles lectores de nuestros contenidos. Es plausible conseguir esta meta si la creación y mantenimiento del blog se hace con buen criterio.
  32. Es fundamental para conseguir enlaces externos. Escribir un blog y hacerlo con contenidos relevantes e interesantes es la única manera de que otras webs enlacen hacia la tuya, con los evidentes beneficios que esto supone para el posicionamiento de tu página.
  33. Consigue un tráfico web de más calidad. Los lectores de tu blog aterrizan en tu página porque se han interesado en los contenidos que ofreces. Si lo que se escribe en él tiene una relación coherente con los productos o servicios que vendes, las probabilidades de que tus lectores se conviertan en clientes son muy altas.
  34. Es una manera de reducir tus costes publicitarios. Está demostrado que el marketing de contenidos es mucho más efectivo y barato que el marketing tradicional, cada vez en creciente desuso. Escribir un blog supone aprovechar esta tendencia y ser más visible en internet con una menor inversión.
  35. Denota que tienes iniciativa. Huelga decir que escribir un blog es una manera de emprender, por el motivo que sea, en el que lo más importante es dar el primer paso. Tener iniciativa es requisito imprescindible para arrancar con esta singladura.
  36. Fomenta tu creatividad. Una creatividad con mayúsculas y con muchas aristas. Escribir un blog espolea la creatividad en el diseño gráfico, en la usabilidad y en la estructura de tu página, pero sobre todo te obliga a ofrecer temas cada vez diferentes y siempre relevantes para tu audiencia. La originalidad es un valor añadido en todo ello.
  37. Hace que te mantengas al día en asuntos 2.0. El blogging nace y pervive en internet, siendo éste el medio en el que te deberás manejar con destreza e inteligencia. Para bien o para mal, escribir un blog y que te lean, requiere conocer otros aspectos, como los relativos a la optimización del posicionamiento en buscadores.
  38. Mejora tu capacidad de síntesis. Para escribir un blog y que no sólo te lean, sino que también te entiendan, es imprescindible que estructures y sintetices bien tu discurso. Los usuarios de internet agradecen que se facilite su comprensión y que se valore su tiempo; no se lo harás perder si sabes resumir sin perder la esencia de tu mensaje.
  39. Permite que transmitas conocimientos. Es la herramienta más eficaz para hacerlo hoy día. Escribir un blog permite que viertas en él toda tu sabiduría y experiencia, para que otros puedan beneficiarse de tu generosidad en este sentido. Cuestión aparte es si quieres conseguir algo a cambio y cómo aspiras a obtenerlo.
  40. Te hace inmortal. Si se nos permite la licencia humorística, hasta que llegue el apocalipsis y se vengan abajo para siempre las redes de comunicaciones, lo que escribas en internet permanecerá allí para siempre. Cierto es que para ello deberás seguir renovando tu dominio y hosting hasta el fin de los días, pero la inmortalidad a través de la palabra escrita no deja de ser una concepción romántica muy interesante.
  41. Te hace mejor comunicador. Es uno más de los atributos que mejoran cuando creas y escribes un blog; tu capacidad para la comunicación. Lo ideal es escribir sobre algo que te guste a ti, con un estilo y formato acorde a tu personalidad, pero nunca debes perder de vista a tus lectores y has de escribir particularmente pensando en ellos.
  42. Permite que controles tu presencia online. ¿Por qué dejar que Google decida qué información ofrece sobre ti o sobre tu empresa? Escribir un blog te permite alimentar a los buscadores de internet con contenidos que tú mismo controlas, consiguiendo con ello la marca online que deseas, sin perjuicio para tu reputación.
  43. Puedes ganarte la vida con ello. Así es. Si juegas bien tus cartas, practicas la constancia y eres inasequible al desaliento, hay muchas probabilidades de que puedas vivir gracias a las ventajas o beneficios directos que te reporta escribir un blog.
  44. Aprendes idiomas. Es un hecho que mucha de la literatura sobre el marketing online, el marketing de contenidos y los blogs se encuentra solamente en inglés, puesto que EE.UU. ha sido siempre precursor en estas lides. Si quieres estar al día en nuevas tendencias sobre la materia, deberás pulir tus dotes para las lenguas.
  45. Te hace más atractivo para los demás. Es una cuestión de perspectiva, pero algunos dicen que el mundo está dividido en líderes y seguidores. Los líderes gozan de un aura que los hace más atractivos para determinados sectores de la comunidad online. Escribir un blog te hace un poquito líder.
  46. Te permite defender causas huérfanas. No todo puede ser el beneficio o interés propio. Escribir un blog puede ser también el altavoz de la concienciación, sobre temas en los que quieras ayudar a personas en una situación más desfavorecida que tú, por ejemplo.
  47. Puedes ser la voz de los que no pueden expresarse. ¿Quieres salvar a las ballenas? ¿Quieres dar a conocer las penurias que sufren los que no pueden ni defenderse ni quejarse? Escribir un blog es una excelente plataforma de lucha, reivindicación y protesta.
  48. Te hace más humilde. Todo lo que escribas quedará sometido al escrutinio del público, y éste a veces es implacable y cruel. Aprenderás a encajar las críticas y, si procede, aprender de ellas. No siempre acertaremos en nuestro discurso, pero rectificar es de sabios.
  49. La infraestructura es ligera. Tanto, que si te secuestraran y escondieran en un zulo, pero olvidaran quitarte el iPhone, podrías crear y escribir un blog desde el propio terminal para contar tu experiencia como cautivo. No necesitarías otra cosa. Como alternativa, podrías usar el teléfono para llamar a la Policía, aunque eso no tiene tanta gracia.
  50. Si has llegado hasta aquí nos sentimos afortunados; hemos captado tu atención durante más tiempo del que esperábamos porque este post cuenta más de dos mil palabras. Queremos que seas tú quien nos ofrezca una última razón más para escribir un blog, y que nos lo cuentes, si gustas, en la sección de comentarios inferior.

Si necesitas consejo o asesoramiento sobre tu blog personal o corporativo, clica el botón inferior para ponerte en contacto con nosotros. ¡Hasta la vista!

 

Contactar